Castellano English

Senderismo en Alcossebre. Rutas.

Alcossebre tiene un litoral y un interior idóneo para dar paseos disfrutando de espacios naturales.

Dado su enclave natural, Alcossebre es un lugar idóneo para todo senderista. Situado entre los parques naturales de la Sierra de Irta y el Prat de Cabanes-Torreblanca, el visitante de esta tranquila villa de ambiente vacacional puede escoger entre el verde, abrupto y silencioso paraje de la sierra o el blanquiazul costero, igualmente abrupto en la zona litoral de Irta, o llano en el fabuloso humedal del Prat de Cabanes-Torreblanca.

La extensión de ambos parajes permite a los amantes del senderismo y la naturaleza explayarse por innumerables sendas y pistas, que les llevarán a conocer de primera mano el rico patrimonio, tanto natural como cultural, de este maravilloso enclave turístico de la Costa del Azahar. Los pinares de la sierra litoral de Irta, donde lentisco, coscoja, palmitos, romero, tomillo y espliego dan color y aroma al paisaje, y donde rapaces como el águila perdicera, el cernícalo vulgar y el ratonero, o mamíferos como el jabalí, la ardilla roja, el zorro, la gineta o el tejón encuentran su refugio, esconden celosamente castillos, masías y ruinas íberas, vestigios de culturas que en su día obtenían de Irta su sustento. Por su parte, aves marinas como la gaviota o el cormorán grande pueden ser observadas tanto en los acantilados que coronan la reserva marina de Irta como en el humedal de Cabanes-Torreblanca, en cuyo extremo sur yace, bajo el agua, un antiguo poblado romano que bien podría ser la Hylactes que el poeta latino Avieno nombra en su “Ora Marítima”.

Las rutas que recorren ambos parajes permiten al senderista disfutar de maravillosas vistas que, en días claros, llegan hasta las Columbretes, islas de origen volcánico conservadas por su inestimable valor natural. Asimismo, le sorprenderá el relajante silencio que reina en el corazón de Irta, única sierra litoral del Mediterráneo occidental que prácticamente ha quedado a salvo del salvaje urbanismo.

Practicar senderismo en Alcossebre significa disfrutar de su encantador entorno natural, a la vez que ejercitar el cuerpo y relajar la mente.